“Somos los descendientes de los más inteligentes, los que utilizaron el corazón para sobrevivir”. 1ª parte.

“Somos los descendientes de los más inteligentes, los que utilizaron el corazón para sobrevivir”. 1ª parte.

 

Inicio mi blog hablando de la capacidad del ser humano para sobreponerse a los acontecimientos y circunstancias de su vida, por duros, dolorosos y extremos que puedan ser, seguir adelante y además fortalecido. Parece algo sobrehumano. Sin embargo es una cualidad o condición muy propia de la persona. Quiero insistir en que “Somos los descendientes de los más inteligentes, los que utilizaron el corazón para sobrevivir”.

“Somos los descendientes de los más inteligentes, los que utilizaron el corazón para sobrevivir”. 1ª parte.

Cuando hablo de corazón, hablo de la emoción y el sentimiento.

Depende única y exclusivamente de cómo interpretemos lo que nos sucede, del sentido que le atribuyamos –y aquí salen nuestros juicios y  hay sentimiento, por tanto- para que podamos seguir adelante en nuestra vida, sintiéndonos víctimas o protagonistas de nuestra historia.

Si elegimos o solo sabemos ser víctimas, sentiremos que todo lo que nos sucede y lo que podemos hacer, en consecuencia, escapa a nuestro control, a nuestra capacidad de decisión y, o bien nos resignamos o bien nos llenamos de ira o algo parecido. Ninguno de estos sentimientos nos moverá a actuar de manera favorable para nosotros. Nuestro estado de ánimo no será el más positivo para percibir lo que nos rodea. Podemos seguir viviendo así?. Claro que sí. Conoces a alguien?. Seguro. Te gusta lo que ves?.

Si elegimos ser protagonistas, sentiremos que algo puedo hacer, que soy yo quien pone condiciones para que me suceda lo que espero o quiero. Puede que no decida todos los acontecimientos de mi vida, pero sí elijo cómo los interpreto, y cómo quiero que me condicionen. En este estado, sentimientos como aceptación, compasión, alegría incluso…. Nos llevarán a un estado de ánimo favorable a la acción positiva en mi vida. Encontraré oportunidades donde parece que solo había carencia. Reenfocaré los acontecimientos vividos para sacar aprendizajes para mi presente y futuro.

Desde ahí se abren infinitas posibilidades donde parece que no había alternativa. Incluso en los momentos de mayor dureza y sufrimiento.

Porque es en ese momento de tu vida, en ese preciso momento, un instante donde te la juegas, donde vas a tomar una decisión que depende de un pensamiento que está condicionado por la emoción que sientas justo en ese instante.

No es nada fácil ser capaz de valorar el impulso que te llega, en la medida justa para que te favorezca, interpretarlo de acuerdo a un paradigma de creencias y juicios ya construidos que no sea limitante y decidir en consecuencia, y sentirte bien con ello. Pero es posible y se entrena.

Cada día de nuestra existencia la vida nos ofrece el contexto, la circunstancia propicia para probarnos y elegir el papel que queremos interpretar. ¿Cuál eliges tú?

Mi recomendación: cuando sientas que no puedes más, hazlo una vez más, un pequeño esfuerzo más, solo hazlo, o vuélvelo a hacer. Por poco que hagas, un pequeño gesto, un pequeño hábito, dejar de hacer algo…pasarán dos cosas: una: el cómo te sientes, porque lo has hecho contra todo pronóstico, y te hará sentir muy bien. Y dos: los logros dependen de una decisión, la tuya; y de la constancia y convicción que tú sientas. A partir de ahí sucederás.

Feliz día!

Responder

Iris Integra

Contribuimos al crecimiento de las empresas a través del desarrollo de las personas. Impulsamos la mejora continua del Know How y el modelo de negocio de las empresas, a través del desarrollo continuo del talento.

 

Carril de Los Caseros, 10
30167 La Raya, Murcia (España)
+34 968 900 327 | Teléfono
+34 968 903 930 | Fax
info@iris-integra.net

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y te mantendremos informad@ de todas nuestras novedades.